Implantes: Son raíces artificiales. Se ponen generalmente cuando no hay dientes o muelas para poderse agarrar para hacer un puente. Son muy útiles para sujetar placas totales inferiores y puentes fijos, en vez de removibles.