Puentes: Cuando se ha perdido algún diente o muela siempre se tiene que se tiene que reponer, pues si no se hace empieza un desajuste en el funcionamiento de la masticación o de la estética. Hay puentes fijos, esto es, que se pegan a los dientes vecinos o removibles, que se sujetan por medio de ganchos y se pueden quitar para lavarlos y volverlos a colocar.