Contra la caries tenemos para los niños aplicaciones de flúor, que recomendamos aplicar cada seis meses. Es un sistema muy sencillo, que consta de la limpieza de sus dientes y un baño con un gel de flúor por 1 minuto. Fácil, rápido, sin molestias y barato.